9 C
Córdoba
InicioSociedad«Esperá, después te atendemos»

«Esperá, después te atendemos»

17/07/2023 19:31

Clarín.com Sociedad Actualizado al 17/07/2023 19:31

“Esperá, después te atendemos”, atinó a decir Axel Kicillof ante el reclamo de una madre de Lincoln. La mujer decía, a viva voz, que “el derecho a los 180 días de clases no se está cumpliendo”. El gobernador no encontró más respuesta que eso.

Con algo de ironía y falsa inocencia, esa madre -que forma parte de la organización Padres Organizados- después dijo en una entrevista que, junto a otra madre, se habían acercado al auditorio de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA) -en Junín- porque les había llegado un flyer que decía que había una jornada por el derecho a la educación.

“Y nos dijimos ‘justo lo que nosotras reclamamos’, vamos a escucharlos. Qué interesante que el gobierno esté haciendo esto”.

Lo que siguió fue el aireado reclamo de que “los chicos no van a cumplir en ninguna escuela estatal de la provincia de Buenos Aires los 180 días de clases”.

Una escena que quedó reflejada en un video, que rápidamente se hizo viral. Y que, como en el caso del fletero de Bahía Blanca, luego saltó a la agenda periodística.

Hecho novedoso de los últimos tiempos. La educación, cada tanto, gana lugar en los medios. Y ya no solo por los malos resultados de las pruebas estandarizadas o los paros docentes al comienzo del ciclo lectivo. Ahora también por la preocupación de las familias por la calidad de la educación que reciben sus hijos.

Lo que está por detrás de todo este debate, casi como un diálogo sordo, es qué se entiende -de uno y otro lado de esta nueva grieta- por “derecho a la educación”: justamente el tema planteado por el gobierno de la Provincia para debatir en el salón de la UNNOBA, como parte de la campaña por la reelección de Kicillof.

Desde el oficialismo, dicen que el de la educación es uno de los tantos derechos que ahora están garantizando, entre otras cosas porque los niveles de escolaridad son altos, hay inclusión en las escuelas, convivencia democrática y algunos científicos logran reconocimiento internacional.

Pero no es lo que perciben muchos padres, quienes sienten que sus hijos no aprenden lo necesario para el exigente mundo en el que viven ahora y vivirán más adelante. Por eso reclaman.

Más amplio que “derecho a la educación”, lo que reclaman es “derecho a aprender”. La pegunta es ¿cómo garantizarlo con tanta interrupción pedagógica? Los gobiernos no siempre son responsables de este déficit, está claro. Pero difícilmente puedan dar respuesta si ante un reclamo lo que se oye es “Esperá, después te atendemos”.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS