5.7 C
Córdoba
InicioEconomíaLa economía empieza a mostrar síntomas de enfriamiento

La economía empieza a mostrar síntomas de enfriamiento


La actividad económica y los ingresos de los trabajadores en mayo mostraron signos de desaceleración.

La actividad industrial y la construcción registran signos de desaceleración. Los datos oficiales de mayo acaban de mostrar variaciones negativas en ambos sectores y  advierten sobre un gradual enfriamiento de la economía.

En mayo, el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) que mide el Indec mostró una baja de 2,9% respecto a igual mes de 2022. Así, el acumulado de los cinco primeros meses del año presentó una retracción de 1,9% respecto a igual período de 2022.

También la industria tuvo resultados negativos en mayo con una merma del 1,5% con respecto a abril. En cambio, en la comparación contra el mismo mes del año pasado se registró una suba de 1,1% y en el acumulado enero-mayo de 2023 presentó un incremento de 2,2%.

Fuentes vinculadas a la Unión Industrial (UIA) señalaron que en el primer semestre, la actividad «viene resistiendo, resolviendo los problemas críticos para no parar la produccion». Pero advierten que la sequia impacta de manera directa e indirecta en la macro.

En mayo, además, los salarios formales, con aportes a la Seguridad Social, subieron el 6,2% por debajo de la inflación de ese mes, que fue del 7,8%. Así se revirtió lo que vino pasando en los meses anteriores por los efectos de los aumentos de las paritarias, en los que las subas salariales superaban la inflación.

En mayo, lo que se vio es el impacto en los rubros que dependen del agro: la maquinaria, producción de aceites, fertilizantes, agroquímicos, etc. mientras que el sector automotriz y el vinculado a la refinación de petroleo (por el efecto Vaca Muerta) eleva el indicador de la actividad.

En este sentido, «el mes de Junio va a ser parecido. Y ya en el segundo semestre, la falta de reservas y de divisas van a resentir mas la actividad. «Vendrá una caída escalonada, cuya velocidad nadie sabe hasta que se produzca la demorada devaluación que traerá una caída más profunda para después iniciar el repunte, pero no antes del 2024», señaló la fuente. 

En cuanto a lo que se ve en el ámbito de la Construcción, Gustavo Weiss, presidente de la Cámara de la Construcción (CAMARCO) dice que hoy la actividad está con niveles altos que se evidencian especialmente en el alto nivel de empleo y en el consumo de cemento. Sin embargo advierte que se empiezan a ver «algunos signos de estabilidad o decrecimiento».

Esa «tendencia declinante», según el referente del sector empezó a notarse hace dos o tres meses, básicamente por dos razones: «la inflación impacta en las obras privadas y en las obras públicas, recrudecen otros problemas inherentes a la estampida de los precios como los retrasos en los pagos de las obras».

Según su visión la caída de la actividad «no va a ser abrupta», sino del del orden 1% o 2% mensual a lo largo de los próximos seis meses. Según el titular de CAMARCO, «todavía existen sectores con rentabilidad que no saben dónde colocar sus pesos y se embarcan en operaciones inmobiliarias».

Algunos datos a tener en cuenta, en el corto plazo, según la consultora LCG son: el empeoramiento en las expectativas sobre la dinámica de la obra pública, pero no sobre la obra privada. Y advierte que, «de las empresas que realizan obras públicas, un 17% espera que la actividad mejore para los próximos tres meses (3,4 puntos menos que el mes anterior). En cambio, entre aquellas que realizan obras privadas poco más del 16% espera un aumento (1,5 puntos más que en abril)», comentó en su último informe.

Sobre la actividad industrial, la consultora apuntó: «esperamos que se mantengan y/o profundicen las restricciones a las importaciones de insumos para poder retener las reservas. Esto afectará la operatividad de la industria, por lo que proyectamos una caída en torno al 3,5% promedio anual respecto al año 2022″, comentó LCG entre sus conclusiones.

En cambio, sobre la construcción analizó que «caracterizada por la alta informalidad, en conjunto con una correlación significativa con la brecha cambiaria que abarata los costos, esperamos que la actividad pueda amortiguar los efectos recesivos que a lo largo de 2023 sufrirá el resto de los sectores». 

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS